Activismo y tecnología para una democracia global

“No hay democracia sin privacidad”. “Los datos son el  nuevo petróleo del siglo XXI y precisan protección y anonimato”. Ayer concluyó la conferencia internacional #CiudadesDemocráticas en la que 35 ponentes de todo el mundo han compartido proyectos, experiencias relatos y propuestas sobre activismo, participación, democracia, transparencia y privacidad. ¿Es posible gobernar de manera diferente?. “Somos el futuro”, aseguraba Birgitta Jónsdóttir, en un sorpresivo y virtual cierre del evento, “los Robin Hood del poder, los arquitectos del cambio para dar forma al mundo”. Termina una intensa semana de conexiones democráticas y tecnológicas,  organizada por C-DENT Project y MediaLab Prado. Comienza la red de ciudades del cambio.

27033344630_120cab3510_k

Eva Rueda

¿Cómo puede la tecnología servir a la democracia? ¿Cómo pueden convivir transparencia y privacidad? No podemos dejar de estar conectados pero ¿cuáles son los peligros de estas tecnologías?  ¿Quién controla y hace negocio con nuestros datos? ¿Cómo evitar el despotismo de los datos?…

La última jornada del evento #CiudadesDemocráticas comenzó con un debate tan interesante como necesario: “Libertad y autonomía tecnológica en la era de la vigilancia digital”. Esta es la gran pregunta respondía el brasileño profesor universitario Sergio Amadeu. “Las tecnologías son ambivalentes; la gente es feliz usándolas pero tenemos que empezar a denunciar los peligros del control de nuestros datos en manos de las grandes compañías. Es muy peligroso el  cruzamiento de los bancos de datos: nuestros datos genéticos con los de facebook con nuestras rentas con lo que sabe google de nosotros. Esto es totalitarismo y tenemos que denunciarlo”.

Los datos son el nuevo petróleo del siglo XXI resumía Genma Galdón, consultora experta en seguridad:“el problema y la  solución es la propia gestión de los datos”. Y añadía: “están ganando mucho dinero con los datos pero no se está generando economía ni riqueza. Estamos creando bases de datos tecnológicas pero no los estamos protegiendo. Es un escándalo que IBM sea el que haga tecnologías de anonimizar”. En palabras de Francesca Bria: “los estados han dejado de invertir en infraestructuras digitales y regular a Google y a Facebook es muy difícil porque gobiernan la red. Tenemos que crear infraestructuras públicas y colectivas”.

Hacktivismo global y Red de Ciudades por el Cambio

#Ciudades Democráticas como espacio tecnopolítico común de autonomía y autoorganización dio voz a destacadas experiencias de activistas por la democracia de Corea, México, Australia, Taiwan y Holanda. Y a los artífices directos de lo que se está haciendo en Amsterdam, Madrid, París, Oviedo, Helsinki, Barcelona y Porto Alegre. “Las ciudades son realmente los motores de cambio para el gobierno abierto” aseguraba Clémence Pène, Directora digital de la Alcaldía de París. Llegar a acuerdos, hacer cosas juntos, nuevas formas de participación digital. Comienza a andar la red de ciudades por el cambio.

26702405823_24e9f65d45_h

La sorpresa llegó por streaming y en tiempo real. Birgitta Jónsdóttir, presidenta del Grupo Parlamentario Pirata de Islandia, despedía así el evento: “Hola Madrid. En este momento de transición, arreglar las cosas depende de nosotros. Si queremos ser el Robin Hood del poder, ser los arquitectos del cambio, es nuestra oportunidad de darle forma al mundo. Somos el futuro”.

Cerramos esta maravillosa semana. Seguimos en contacto.

Galería fotográfica de la sesión de del 28 de mayo
https://www.flickr.com/photos/medialab-prado/albums/72157669007123735

Diálogo en redes sociales en los hashtags: #CiudadesDemocráticas #DECENTMadrid